«El sabor es disfrutado por una sola persona, la mente es comprendida por dos, el color requiere a tres y el té es realizado por cuatro o cinco. (incluyendo el anfitrión)»

Chado

Cuando hablamos del camino de té, no se refiere a hablar de la ruta de producción o distribución de la Camellia Sinensis aunque también su historia este llena de encantadoras anécdotas; sino que se trata de conocer y compartir la filosofía de vida en Oriente, una filosofía animista que tiene que ver con los diversos ciclos de vida de la naturaleza.

Es para mi cautivador descubrir que aunque las culturas antiguas no compartieron ni territorio, ni idioma, ni el clima, ni raza, ni flora, ni fauna, llegaron a conceptos similares que les permitió sobrevivir sin la tecnología y conocimientos con los que hoy contamos. Las palabras y conceptos de Sasaki Sanmi, Maestro de té Japonés,[1]Autor de Sasaki, Sanmi, Shaun McCabe, and Iwasaki Satoko. Chado: the way of tea: a Japanese tea masters almanac. Boston: Tuttle, 2005. nos enseña algunos términos que vale la pena conocer mientras nos introduce a ese ancestral pero vigente «camino de alegría por vivir».

Empecemos por reconocer que algunos ciclos son cortos como el día y la noche, otros son anuales como las estaciones del año, otros más largos como el ciclo vital: de nacer, crecer, reproducirse y morir. El camino del té trata no sólo de conectarse, saberse y vivirse con estos ciclos en nuestra propia vida, sino también con los de cada uno de los seres vivos que nos rodea, en un engranaje perfecto con toda la existencia.

Si fuéramos engranes estaríamos coordinados, pero seríamos piezas independientes; siendo seres vivos nuestra relación es viva y mucho más estrecha de lo que asumimos conscientemente, tan viva como nuestra herencia genética con toda la humanidad, tan viva como la savia que contienen los vegetales de los que nos alimentamos, tan viva como cuando reconocemos que todos los elementos orgánicos e inorgánicos que forman parte de la naturaleza, garantizan nuestra existencia. Ese vínculo que nos une y armoniza con todo se llama Chanoyu

«Chanoyu, el camino del té, es el conducto para la armonía entre la naturaleza y los seres humanos, entre los seres humanos y los seres humanos, entre los seres humanos y las cosas, entre las cosas y las cosas.» 

Chado

Ningún día es igual a otro, cada uno de nuestros cumpleaños, aunque caiga en el mismo día se parece al anterior, lo mismo en nosotros que en todo lo que nos rodea, y esas condiciones particulares generan diversas apreciaciones y resultados tanto en nuestra vida como en la naturaleza, un año con más o menos lluvia generará una cosecha distinta en cantidad y calidad, por eso el Maestro Sasaki explica que el camino del té es Ichigo ichie

«Ichigo ichie, cada encuentro, cada reunión, es único en la vida»

Chado

La pregunta sería ¿Cómo es que esta filosofía se relaciona directamente con el té? Se dice que el verdadero gusto del camino del té está en

«Chaji, (una reunión formal o ceremonia de té) con kaiseki (los alimentos)»

Chado

El anfitrión u organizador de la ceremonia de té, es una persona que se especializa en dominar cada uno de los 3 elementos centrales de la ceremonia a fin de generar una conexión espiritual con los invitados, entre ellos y con el entorno. Los 3 elementos son:

  1. el Camino (el espíritu)
  2. el Aprendizaje (sobre la cultura del camino del té) y
  3. la Realidad (la práctica a través de preparar el té).

Esto implica conocer las particularidades de cada una de las estaciones, tiempos y cualidades de la naturaleza, por ejemplo Sei Shônagon menciona que el amanecer de primavera es el más hermoso, la noche del verano y la tarde del invierno y un poema dice que Chanoyu el vínculo se logra mientras «un (ave) parúlido (reinita) en un arbusto canta al florecimiento del cerezo, mientras croa una rana en el agua», por su parte el salón de té en su interior, presentara una decoración con arreglos florales (ikebana), frases o poemas, inciensos  alimentos y bebidas  alusivos al tiempo-espacio en el que se ejecuta con orden pureza y armonía la ceremonia del té.

Es posible ahora comprender que el estudio de la Ceremonia del Té es el camino en sí mismo, si bien el anfitrión debe perfeccionarse en crear esta conexión espiritual, los asistentes a la ceremonia requieren de conocer también la ceremonia para armonizarse, en este dar y recibir no sólo en una ceremonia sino en cada momento de la vida, convirtiéndose en Chajin

«Chajin es una persona de té»

Chado

El contenido de Árbol y Flor está relacionado con esta búsqueda de ser Chajin (persona de té)  en Occidente, en México, encontrar la sencillez, la conexión con lo que nos rodea, esa belleza en la imperfección y descubrir un sentido profundo, a través de la unión de 3 elementos:

  1. el , con esta misma visión oriental de compartir la bebida en los importantes de nuestra vida, con la familia, la naturaleza o con nuestras cosas   
  2. el Arte, que diversos artistas crean o han creado porque su obra es la voz y discurso de nuestro pueblo y
  3. la Naturaleza, los árboles y las flores, porque representan lo vivo, las raíces, el aliento, la belleza, la transformación la fe y la esperanza de que será un camino alegre.

«Llena tu vida de té»

Chado

Ceremonia Yobanashi - Escuela Mexicana de Té / Reyna Sakao / Árbol y Flor. 1916
 
 
 
 
 
 

Algunas de estas imágenes son de la Ceremonia japonesa del té Yobanashi, que compartimos en la Escuela Mexicana de Té con Reina Sakao [2]«Cérémonie de thé d’hiver Yobanashi au Méxique / Winter tea ceremony Yobanashi in Mexico.» O Japanese Tea. Consultado diciembre 07, 2017. … Continue reading(2016). Yobanashi es la Ceremonia de invierno que invita a contemplar las largas noches cercanas al solsticio y la obscuridad del invierno. La ceremonia inicia al caer la noche, los invitados lavan sus manos en el Tsukubai un recipiente o fuente colocada con ese propósito.

El jardín está decorado con velas o linternas y tiene un Machiai, es decir, espacio con una banca donde los invitados esperan a que el anfitrión les dé la bienvenida al Salón de Té.

El Salón de té está iluminado sólo con una vela, hay una flor y unos caracteres japoneses, se quema un carbón para que libere un aroma agradable, se sirve una comida ligera (kaiseki), dulces japoneses (Wagashi) un Matcha grueso (Koicha) y un Matcha regular (Usucha) buscando compartir un momento Zen, donde el aquí y el ahora es lo más importante.

References

1 Autor de Sasaki, Sanmi, Shaun McCabe, and Iwasaki Satoko. Chado: the way of tea: a Japanese tea masters almanac. Boston: Tuttle, 2005.
2 «Cérémonie de thé d’hiver Yobanashi au Méxique / Winter tea ceremony Yobanashi in Mexico.» O Japanese Tea. Consultado diciembre 07, 2017. http://ojapanesetea.ca/ceremonie-de-the-dhiver-yobanashi-au-mexique-winter-tea-ceremony-yobanashi-in-mexico/

Deja una respuesta