«Valorar» es una de las enseñanzas del té. Valorar la tierra, lo sagrado, lo que nos nutre, lo que nos hace sentir bien. Consecuentemente, nace la gratitud y la comprensión que en el fluir tanto de los procesos de enseñanza-aprendizaje, producción, distribución y de comercio también está la inversión de tiempo, la actitud, la energía, es decir de vida.

El 15 de diciembre del 2005, el empresario Shri Santosh Kumar Sarangi junto con granjeros, sindicatos y miembros de la sociedad civil promovieron ante la UN Food & Agriculture Organization el Día Internacional del té, a fin de que los integrantes vinculados al té, como el gobierno, las grandes empresas y la sociedad civil impulsen una cultura de:

  • Comercio justo
  • Trabajo y salarios dignos
  • Desarrollo sostenible
  • Regulaciones sanitarias
  • Propiedad de la tierra
  • Eliminación de desigualdad en la competencia
  • Cuidado del medio ambiente
  • Aunque el Día del té inicia apoyando a países productores en Asia y Africa como India, Blangladesh, Sri Lanka, Nepal, Vietnam, Indonesia, Kenya, Malawi, Malasia, Uganda, India y Tanzania. La industria del té ha crecido en occidente con la oferta de blends y tisanas cuyos productores de flores, frutas y especias requieren los mismos apoyos.

    México, un país que cuenta con una amplia cultura de herbolaria como medicina tradicional, que incluyen desde tratamientos para enfermedades físicas como para la conexión espiritual y se ha luchado al grito de «tierra y libertad» por estos mismos principios.

    En este día recordamos esos principios y nos solidarizamos para recordar y promover estos principios y hacemos un llamado para concientizarnos sobre todos los participantes físicos, emocionales y espirituales que sembramos, cosechamos y con los que nos nutrimos para lograr un mundo mejor. 🌟🌟El mundo 🌎 que nos merecemos 🌟🌈🌟

    Deja una respuesta